Nuestra Historia

La Fundación surge en el 2009, por una vocación personal de su fundadora, Rossana Bril, quien luego de haberse formado en abogacía en una Universidad pública, especialmente en todo lo relacionado a Seguros, decide devolver a la sociedad, de alguna forma, aquello que ha recibido durante sus años de estudio. Quienes conocen de su ímpetu y han sido contagiados por su sentido de justicia y principios en relación a la temática ambiental, la denominan como “abogada de la tierra”.

La Tierra Habla se originó bajo el nombre de Planeta Tierra – Universo, para luego transformarse, no solo en la integridad de todas las cosas creadas, sino como acción concreta. Esta acción que deriva de estar como mediadores o decodificadores, de lo que la Tierra dice, y tiene para contarnos, de cómo cuidarla y protegerla, para vivir en armonía con todo aquello que nos rodea. Es ella quien nos indica cuál es el camino para incorporar la sustentabilidad como forma de vida.

En el transcurso de estos años, La Tierra Habla ha ampliado su trabajo, abarcando cada vez más áreas, llegando a diferentes públicos para la concientización, transformación, y desarrollo normativo, a favor de la protección del medio ambiente. Su trabajo no solo llega a niños, a través de cuentos y la teatralización de los mismos; sino que ademas llega a los ámbitos públicos y gobiernos, por medio de propuestas de proyectos de ley que atiendan prioritariamente los intereses colectivos por sobre los individuales y sectoriales, y construyan un desarrollo económico y de bienestar respetuoso con el medio ambiente y los seres que habitan el planeta; universidades y empresas, a través de la generación de eco encuentros y espacios de diálogo; e incluyendo y promoviendo la sustentabilidad en las mujeres, desde su semejanza natural.

Transformación 2016- 2017- Programas de Autosustentabilidad Humana

La tierra habla y nos invita a conectarnos con nuestros propios dones, nuestra identidad, nuestra mision, nuestro dharma y nuestro kharma.
La tierra habla y nos dice que somos ella, que somos tierra, y que lo debemos hacer es en nosotros mismos.
La tierra habla y nos pide:
Re-conectar,
Re- cordar,
Re-nacer.

Y ahi estamos actualmente localizados en nuestra tarea… el encuentro del hombre el sigo mismo y de ahí los cambios orgánicos que se requiere su vinculo con la tierra..